Menú principal

Trucos para no malgastar comida

trucos para no malgastar comida

Una de las verdaderas ‘tragedias domésticas’ de nuestro tiempo es la de tirar la comida. En efecto, las familias españolas tiran a la basura cientos de kilos de alimentos cada año, sin reparar en que, de manera inevitable, ese gesto equivale a tirar monedas y billetes al cubo de los desperdicios. Hace unas semanas te mostrábamos cómo la planificación y comparación de precios entre diferentes grandes superficies y establecimientos era la mejor manera de ahorrar en la cesta de la compra.  Hoy queremos darte unas ideas para no malgastar comida y arrojar a la bolsa de la basura alimentos que se te haya pasado emplear.

Un despilfarro continuo

De acuerdo con la Comisión Europea, en el viejo continente se tiran a la basura cada año 180 kilos de comida por ciudadano. Algo así como el peso de dos adultos robustos en alimentos al garete. Efectivamente, la falta de programación y previsión a la hora de redactar la lista de la compra hace que tiremos mucha más comida de la que deberíamos. Sin embargo, hay otros factores e ideas que pueden ayudarnos.

Organizar por fechas

En efecto, nuestras despensas pueden llegar a convertirse en verdaderos museos en los que conviven productos recién comprados y latas, tarros o envases ya caducados de los que, simplemente, nos hemos olvidado. Te aconsejamos que los alimentos de despensa que acabes de comprar vayan al fondo de la misma, para así evitar que los que hayas comprado antes vayan siendo eternamente relegados al desuso por no tenerlos a golpe de vista.

En cuanto a la nevera, organizar la colocación de los alimentos y dejar suficiente espacio entre ellos te servirá para prolongar su vida útil. En este post de Hogarnauta hay una serie de consejos útiles al respecto que, sin duda, también serán de utilidad para no desperdiciar comida.

Raciones juiciosas

Muchas veces comemos ‘con los ojos’ y nos echamos en el plato una cantidad de comida mayor de la que realmente necesitamos para saciarnos. Ten en cuenta que, salvo raras excepciones, la comida cocinada que va al plato no se recupera. Es mejor echar menos cantidades y repetir que lamentarnos por tirar la comida. Intenta utilizar platos pequeños para forzarte a hacer que las raciones sean menores y, en caso de quedarte con hambre, echar un poco más.

Además, es habitual que se tiren más habitualmente alimentos con un menor ciclo de vida como las verduras. Puedes evitarlo si las congelas troceadas, después de haberlas dejado hervir unos 10 minutos. Esto te permitirá que se mantengan en perfecto estado de cara a utilizarlas más adelante.

Alimentos como el pan de molde o el queso, del mismo modo, se conservan mejor en la nevera aunque, eso sí, guardados en recipientes especiales (en el caso del queso, tupers de plástico o en cubetas, siempre cubierto de plástico o film transparente).

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>