Menú principal

En qué consiste la discriminación horaria

discriminación horaria

Los recientes cambios en el sistema de tarificación eléctrica han suscitado el interés entre los usuarios por conocer todas las opciones de ahorro posibles. Y es que el bolsillo se resiente cada vez más con las nuevas facturas de la luz, por ello es esencial analizar cuáles son las opciones más adecuadas en cada caso. El grueso de los hogares de este país tiene la llamada Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), en la que se cobran 24 precios por la electricidad distintos, uno para cada hora del día.

Pero hay otras alternativas. Por un lado, puedes acceder a un contrato de suministro de electricidad en el mercado libre. Con esta modalidad, los precios son más competitivos que en el mercado regulado y, además, el usuario los conoce desde el primer momento. Por otra parte, está la tarifa nocturna, nombre con el que se conoce popularmente a la que viene determinada por la discriminación horaria. El coste de los kilovatios varía en función del momento de la jornada que sea. Es decir, es más barato durante la noche que el resto del día.

El ahorro que puede conseguirse es muy notable, con un porcentaje de casi el 50% en horario nocturno. No obstante, es conveniente tener en cuenta que el coste de la electricidad en la franja horaria diurna será mucho más elevado que el del Precio Voluntario al Pequeño Consumidor.

Ventajas de la tarifa nocturna

La modalidad de tarificación basada en la discriminación horaria permite aliviar significativamente la economía familiar si se concentra la mayoría del consumo entre las 22 y las 12 horas, en invierno, y las 23 y las 13 horas, en los meses estivales. Para saber si te interesa contratar esta tarifa, es importante que analices en qué momentos del día consumes más energía. Y es que en las horas diurnas, el precio del kilovatio es en torno a un 20% más cara.

Con las nuevas pautas de tarificación, se produjo cierta confusión entre los clientes con la tarifa nocturna que se acogieron al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor. En este caso, a las tarifas de acceso hay que sumar los precios variables que tiene la electricidad en las diferentes horas. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda a los usuarios mantener el contrato de discriminación horario si no les causa problema que el precio sea variable.

En líneas generales, se considera que sale rentable pasarse a la tarifa de discriminación horaria si se gasta, al menos, el 30% del consumo en las horas bonificadas. Es importante que pienses si puedes usar los electrodomésticos que más energía necesitan en el horario con precio reducido. La clave del asunto está en utilizar estos dispositivos en esas horas y el resto del día consumir el mínimo posible.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>