Menú principal

Ideas para gastar menos en calefacción

como ahorrar electricidad

Estamos en una época en la que, pese a que los termómetros aún no han bajado radicalmente, la calefacción hará acto de presencia en nuestros hogares cada vez más frecuentemente. Hoy te mostramos una serie de consejos para ahorrar en calefacción y, asimismo, ideas para su correcto mantenimiento.

Ideas para ahorrar en calefacción

No hace falta tener conocimientos técnicos, ni ser un gran ‘manitas’. Con una serie de hábitos diarios puedes llegar a recortar hasta la tercera parte de los gastos de calefacción doméstica. Te mostramos algunos de los más destacados.

–          Temperatura correcta: Mantén en el hogar una temperatura entre 18 y 22 grados. Es más que suficiente para que nuestra casa esté caldeada y que, paralelamente, no gastemos de más.

–          Modo económico: La mayoría de termostatos tienen modo económico, que baja la calefacción para aquellos momentos en los que no vamos a estar en casa. Si no lo tiene, basta que bajes el termostato tu misma/o entre 3 y 5 grados, cuando vayas a marcharte de casa.

–          Ventanas y cerramientos: ¿Sabías que la tercera parte del calor de una casa se pierde por el mal aislamiento de puertas y ventanas? Apostar por instalar ventanas térmicas y de doble acristalamiento no es un gasto, sino una inversión que amortizarás en poco tiempo.

–          Purga los radiadores: Debes purgar los radiadores, al menos una vez al año y, en este sentido, preferiblemente cuando se acerque el invierno. Asimismo, debes comprobar que el funcionamiento de la caldera es óptimo.

–          Programa la calefacción: Si tienes un sistema de calefacción que te permita programar el encendido, hazlo unos 30 minutos antes de que alguien vaya a llegar a casa. Así caldearás el hogar sin gastar de más.

–          Vía libre a los radiadores: Nunca pongas muebles delante de los radiadores. Eso crea un efecto ‘pantalla’ y limita sus efectos.

–          Abrígate: Puede parecer una tontería, pero en invierno debemos abrigarnos. Si estás en casa llevando ropa confortable no tendrás una sensación de frío tan acuciante.

–          Adapta la temperatura a cada habitación: No todas las habitaciones de nuestro hogar son igual de frías. Asimismo, no todas reciben la misma luz a lo largo del día. Adapta, si puedes, la temperatura de cada estancia a dichas circunstancias. 

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>