Menú principal

Ideas para ahorrar tinta en casa

ahorrar tinta

Imprimir trabajos para el colegio o la universidad, escanear papeles para la administración, fotocopiar documentos de identificación para un viaje… son muchas más de las que nos pensamos las tareas que requieren del uso de la impresora en el ámbito doméstico. Pese a que este gasto podría parecer superfluo o residual, reducirlo puede ayudarnos a cuadrar pequeñas partidas del presupuesto familiar. No en vano, de acuerdo con un reciente informe de la Organización de Consumidores y Usuarios, las impresoras que se utilizan poco pueden llegar (por taras en su funcionamiento asociadas a la “falta de trabajo”) a consumir hasta un 503% más de tinta. En este sentido, hay una serie de estrategias que pueden ayudarnos a reducir estos gastos de una manera muy apreciable.

Desde la OCU se estima que el gasto extra puede llegar a ser de unos 200 euros anuales. Una buena idea para ahorrar en el empleo de nuestra impresora es utilizarla, al menos, una vez por semana. En este sentido, intenta que ciertas de las impresiones que vas a hacer a la “fotocopiadora de la esquina” se “subcontraten” a tu propio equipo para evitar que se anquilose. Asimismo, los cartuchos originales pueden llegar a costar una media de 55 euros. Puedes intentar localizar cartuchos compatibles de “marca blanca”, mucho más baratos e igual de fiables que los “oficiales”. El empleo de cartuchos alternativos en nuestra impresora no tiene ningún efecto en la validez de la garantía. Es decir, diga lo que diga el fabricante, no se puede negar a realizar las tareas de reparación o mantenimiento necesarias incluso aunque hayamos utilizado cartuchos compatibles fuera de la lista “oficial”.

Desde diversos sectores se estima que el gasto en tinta “oficial” se sitúa en torno a los 2.000 o 3.000 euros el litro, una cantidad desorbitada y al alcance de muy pocos presupuestos. Hay que tener en cuenta que la administración del Gobierno de los Estados Unidos emplea tintas compatibles y clónicas desde hace más de 15 años. Algo similar se ha desarrollado, si bien a menor escala, en España.

Asimismo, manejar la escala de grises de la impresora, hacer ciertas impresiones en borrador o apostar por la impresión en doble cara y en B y N son buenos consejos para reducir el gasto en impresiones domésticas.

Si le das un buen uso de manera periódica a tus equipos y sigues alguno de estos consejos seguro que lograrás reducir mucho tu gasto en tinta a final de año.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>