Menú principal

Bebés con un pan debajo del brazo

ahorrar en productos infantiles

La llegada de un bebé a un hogar siempre es motivo de alegría. Dice el refrán que los niños llegan con un pan debajo del brazo, pero esta máxima no siempre se cumple. De hecho, el primer mes de vida de un pequeño supone un gasto medio de 1.910 euros, según un estudio elaborado por la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (puedes conocer más datos sobre este organismo en http://www.fuci.es/). Cifra que se puede elevar notablemente si los padres adquieren artículos que no son indispensables. Si estás esperando un niño, en este post te explicamos cómo ahorrar en productos infantiles.

En primer lugar, es aconsejable realizar una lista con aquellos enseres que realmente son necesarios para el correcto cuidado del bebé. Y es que, a menudo, los padres primerizos compran (o les regalan) muchos objetos que no tienen demasiado utilidad y lo único que hacen es ocupar espacio en la casa. Es el caso, por ejemplo, de la ropa de recién nacido. Para algunas personas, es difícil no caer en la tentación de hacerse con prendas como patucos, peleles y arrullitos. Pueden ser muy bonitos, pero poco útiles, porque los bebés apenas los podrán usar 15 días. Nuestro consejo es que optes por los pijamas, las opciones más cómodas y económicas.

Muebles poco prácticos

Hay una serie de muebles que suelen poblar las habitaciones de los bebés y que son totalmente prescindibles. Para ahorrar en productos infantiles, debes evitar comprar aquellos que no resulten esenciales, como el cambiador. Ocupa mucho sitio y no cuenta con demasiados huecos para almacenaje. Puedes cambiar al bebé en cualquier sitio, sólo necesitas una colchoneta o una toalla mullida. Si quieres tener un mueble para realizar esta tarea, siempre puedes adquirir una cómoda, que luego puedes usar para guardar la ropa cuando el niño sea mayor.

Algo similar ocurre con los muebles que incluyen bañera. Son aparatosos y pueden reemplazarse fácilmente por una bañera de plástico. Una alternativa barata y cómoda para asear a tu bebé. El parquecito de juegos también es un gasto innecesario. En su lugar, te recomendamos que compres una cuna de viaje, que te resultará mucho más práctica. Puedes utilizarla, no sólo en los desplazamientos, sino también cuando el bebé se quede a cargo de un familiar. La minicuna tampoco es un elemento básico, ya que casi todas las cunas del mercado tienen dos alturas. Si aplicas estos consejos para ahorrar en productos infantiles, la llegada de tu bebé resultará más liviana para tu bolsillo.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>