Menú principal

Alternativas al reto de las 52 semanas de ahorro

reto ahorro 52 semanas

Seguramente, desde hace unos meses, te habrás encontrado en toda clase de webs y en redes sociales diferentes artículos y menciones acerca de las bondades de lo que se conoce como el 52 week Money challenge. El reto de las 52 semanas de ahorro ha sido descrito como una manera infalible de ahorrar. Consiste en guardar en una hucha, durante 52 semanas, una cantidad de dinero equivalente a la semana que nos corresponde. Es decir, durante la primera semana guardaríamos un euro, dos en la segunda, tres en la tercera y así sucesivamente, hasta llegar a la semana 52.

Consiguiendo superar este reto, al transcurrir un año (las 52 semanas) encontraremos que en esa ‘hucha’ tenemos 1.378 euros ‘intactos’. Sin embargo, muchas voces se han alzado para criticar ciertos aspectos de este reto. Por ejemplo, se plantea que es mucho mejor disponer de un medio intangible (una cuenta bancaria, verbi gratia) para almacenar esos euros semanales. En este sentido, se apunta que el dinero en la cuenta crece, mientras que en un recipiente ‘físico’ se mantiene inmóvil, ajeno la posibilidad de generar intereses.

Asimismo, muchos expertos señalan que es necesario un cierto distanciamiento ‘físico’ del dinero ahorrado, ya que la tentación de gastar lo generado es mayor si se tiene cerca, físicamente al alcance de la mano.

Alternativas al reto de las 52 semanas de ahorro

Además de las mencionadas anteriormente, muchos críticos plantean que el 52 week Money challenge se sitúa en un plano poco realista, al necesitar mucho tiempo para ver cómo los ahorros crecen.

Desde Pocket Your Dollars, su editora Carrie Rocha propone hacer algo parecido al reto, pero comenzando a la inversa, es decir, ahorrando de manera decreciente (comenzar por los 52 euros), de modo que los ahorros sean más cuantiosos en menos tiempo. Además, Rocha apunta que siempre resulta más complejo destinar una cantidad importante de dinero al ahorro a final de año que en enero-febrero. También establece la necesidad de determinar para qué se quiere ahorrar (un fondo de emergencias para el coche, para imprevistos médicos…) y establecer una cuenta de ahorro, no un envase ‘físico’, que nos pueda proporcionar intereses a la larga.

Otra manera más eficaz de ahorrar todos los meses, como te mostramos en su día en AhorroNauta, es el Kakebo. El libro japonés del ahorro no es otra cosa que diferentes páginas con columnas y cuadros, en las que el ahorrador detalla cuánto dinero quiere gastar cada mes, cuanto quiere ahorrar, las cantidades que destina cada día a ocio, comida… las partidas fijas de cada mes (alquiler, hipoteca, gimnasio…).

Los amantes del kakebo destacan que el secreto de su eficacia reside en que un enorme porcentaje de la población no tiene ni idea de la cantidad de actos cotidianos en los que el dinero sale de sus bolsillos. Mirando de manera gráfica a qué destinamos cada euro y sabiendo, más o menos, cuánto podemos gastar cada día, de acuerdo con nuestros objetivos de ahorro, acabar el mes en positivo es mucho más fácil.

Desde Saving Advice se plantea, como variación del 52 week Money challenge, un reto en el que se llegue a los 1.378 euros al cabo de un año, si bien eligiendo el propio usuario cuánto dedica al ahorro cada semana. Es decir, la única condición es que, al transcurrir las 52 semanas, el participante haya salvado de la quema 1.378 euros, independientemente de cuánto haya aportado en cada momento.

Los expertos insisten en que esta clase de retos y ayudas, más que un premio en sí, se basan en la generación de una cultura y hábito del ahorro en las personas.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>