Menú principal

Ahorrar celebrando una comunión en familia

comunión en familia

Desde que nacemos, se festejan multitud de eventos y momentos importantes en nuestras vidas, tales como el bautizo o las comuniones. Éstos son acontecimientos que la gran mayoría de nosotros celebramos, haciendo participes en los mismos a nuestros seres más queridos: familias y amigos. Hoy os damos algunos consejos para conseguir ahorrar celebrando una comunión en familia.

La comunión o eucaristía es el sacramento consistente en la transformación de un pedazo de pan (hostia) y del vino, en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, para que éstas sean recibidas por el creyente.

Toda aquella persona que previamente haya sido bautizada podrá recibir la comunión. No obstante, en el caso de los más pequeños, es imprescindible que reciban catequesis sobre el sacramento. De modo que la Primera Comunión es un rito de lo más importante en la vida del católico, y suele oficiarse a los 10 años de edad. Por todo ello es normal que la Primera Comunión se viva como una verdadera fiesta.

comunión

Como toda celebración que se precie, va a suponer un gran desembolso por parte de los anfitriones, máxime si tenemos en cuenta que se trata de una celebración de nuestros hijos, por lo que será primordial que en ella esté al menos sus amiguitos así como la familia más cercana.

Podemos ahorrar celebrando una comunión de muchas maneras, en un restaurante, en un parque temático, con una fiesta infantil… no obstante, una de las celebraciones más tradicionales, quizás por la envergadura de la misma, es la celebración en familia.

Si optamos por la última opción, podemos ahorrar celebrando una comunión en familia si nos encargamos nosotros mismos en la organización de la celebración. Para ello necesitaremos, en el caso de no disponer del mismo, alquiler de mobiliario para eventos (cómo por ejemplo en ésta empresa de alquiler de sillas en Sevilla).

Teniendo una previsión de lo más acertada, debemos saber exactamente cuántas personas irán a la fiesta, de ellas cuántos adultos y cuántos niños. De modo que solo así sabremos a ciencia cierta cuantas mesas y sillas necesitaremos. Del mismo modo, nos quedará claro el número de cubertería y mantelería que vamos a utilizar en nuestro evento.

Existen empresas dedicadas al alquiler de este tipo de material que podrán asesorarnos sobre qué utilitarios son más adecuado para nuestra celebración. Además, también podemos contratar una empresa de catering que nos ofrezca los menús más acorde a nuestro festejo. Debemos tener en cuenta que una comunión no es una boda, por lo que la comida o cena que ofrezcamos a nuestros familiares puede ser más informal. Además, como decíamos a fin de cuentas, se trata en la mayoría de los casos de una fiesta infantil, por lo que esta deberá ir orientada a los más pequeños.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>