Menú principal

Ahorra usando bien la nevera

Ahorra usando bien la nevera

La semana pasada te hablábamos de los mejores trucos para no malgastar comida en el hogar. Una utilización inteligente de la nevera resultaba clave a la hora de conseguir que los alimentos no se estropearan, se nos pasara la fecha de caducidad y, por tanto, acabáramos tirando a la basura dinero en forma de fruta, verduras u otros alimentos pasados de fecha. Hoy también queremos mostrarte cómo ahorrar dinero usando la nevera correctamente, en este caso en lo que respecta al gasto de energía.

Evita abrir y cerrar la puerta

Y es que el frigorífico, de acuerdo con los datos de entidades como la Organización de Consumidores y Usuarios, es uno de los electrodomésticos que más consume en la casa. O, quizá, deberíamos decir sencillamente el que más, con un consumo medio en los hogares españoles que se sitúa en los 662 kWh al año. De acuerdo con la OCU, el consumo de las neveras y congeladores es muy lineal, aunque coincidiendo con las horas del desayuno, la comida y la cena se producen tres picos de consumo, provocados por la apertura de la puerta.

Este sencillo gesto puede hacer que la temperatura en el interior del electrodoméstico se incremente hasta medio grado. Para recuperar la temperatura anterior el compresor precisa unos 6 kwh extra. Por eso, siempre que vauas a abrir la nevera piensa bien qué es lo que tienes que sacar, para hacerlo de una vez y no abrir y cerrar la puerta una y otra vez.

Compra un frigorífico eficiente

La elección de frigorífico que hagas también va a marcar tus niveles de gasto. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) calcula que decantarnos por una nevera A+++ puede reportarnos un gasto energético hasta una tercera parte menor.

Emplazamiento idóneo

El lugar en el que sitúes la nevera también marcará su nivel de consumo de energía. Así, procura alejar el frigorífico de fuentes de calor (horno, microondas, estufas…). Asimismo, siempre que metas platos en la nevera, asegúrate de que están fríos, para que no baje la temperatura del interior al igual que cuando abres la puerta. Del mismo modo, cada cierto tiempo procura limpiar el hielo acumulado en las paredes de la nevera o el congelador, ya que esto te reduce el espacio útil del equipo y aumenta el gasto en electricidad. Este, sin duda, es uno de los trucos fundamentales para ahorrar usando bien la nevera.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>