Menú principal

Ahorra en los menús navideños

menús navideños

La Navidad se acerca y, con ella, el tiempo de las comilonas y los brindis con familiares y amigos. Es momento de planear qué viandas van a estar sobre la mesa en tan señaladas fechas. Con el transcurso de los días, los precios se disparan, así que es mejor pensar los menús navideños con antelación para optimizar el gasto. Un consejo de oro es comprar los productos ahora y congelarlos para que se conserven en buenas condiciones.

Esta receta de ahorro es especialmente importante a la hora de adquirir el pescado y el marisco que se servirá en las fiestas. Por ejemplo, el bogavante es uno de los platos protagonistas de los menús navideños en muchos hogares españoles. Y puede congelarse sin que pierda ni un ápice de calidad. Lo mismo sucede con los centollos y las nécoras, otros clásicos de estas fechas cuyos precios llegan a duplicarse cuando se acerca el final de diciembre. En cambio, las almejas, las navajas y los percebes no aguantan bien el proceso de congelación.

Los alimentos más caros

Las angulas, el besugo, las ostras y la lubina son los alimentos que más se encarecen de cara a las fiestas, según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Así que, si estás pensando en incluir alguno de estos pescados y mariscos en tus menús de Navidad, date prisa en acudir a tu pescadería de confianza. Para lograr un notable ahorro, es recomendable comprar con antelación y congelar los productos, pero es imprescindible hacerlo correctamente.

En el caso del marisco, debes cocerlo antes de introducirlo en el congelador. Cuando esté listo, tienes que meterlo en el frigorífico, envuelto en un paño húmedo, para que se enfríe. Un dato importante: debe colocarse con las patas hacia arriba y envuelto en papel film. En cuanto a los pescados frescos, es esencial limpiarlos bien antes de congelarlos y salpicarlos con agua para evitar que se sequen. Respecto a la carne, si tienes que introducir filetes en el congelador, es preferible que uses una bandeja para que los alimentos no queden doblados.

A la hora de descongelar, siempre debes hacerlo en frío (en la nevera) y no a temperatura ambiente. Un error que se comete de forma habitual en numerosos hogares. Otra fórmula para ahorrar en los menús navideños consiste en adquirir los productos no perecederos, al menos, un mes antes de las fiestas. Las bebidas alcohólicas, las conservas, los dulces típicos de la Navidad… puedes comprarlos con antelación, de modo que te beneficies de las promociones que ofrecen las grandes superficies. Eso sí, tienes que ser fuerte ante la tentación y no consumirlos antes de estas señaladas fechas.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>