Menú principal

Ahorra conservando mejor los alimentos

conservar alimentos

La cesta de la compra supone un importante gasto para la economía doméstica cada mes. En muchas ocasiones, desperdiciamos comida por no mantenerla correctamente. Para ayudarte en tus cuentas domésticas, te ofrecemos unos trucos para que aprendas a conservar alimentos de manera óptima, con lo que es posible alargar su vida útil durante más tiempo. En primer lugar, es muy importante que, en los productos que necesitan refrigeración, mantengas la cadena de frío en todo momento.

En el mercado o centro comercial, compra este tipo de alimentos al final de tu recorrido. Si te diriges directamente a casa, no hace falta recurrir a envases especiales. De lo contrario, utiliza bolsas isotérmicas para mantener las bajas temperaturas. Una vez en tu domicilio, es esencial que coloques los productos en su lugar ideal. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda, en su página web, poner el pescado y la carne en las baldas más gélidas del refrigerador, mientras que las verduras y las frutas deben ubicarse en las que no estén tan frías.

Parejas mal avenidas

Para conservar alimentos de la forma adecuada, es fundamental saber las posibles interacciones con otros productos. Por ejemplo, guardar patatas y cebollas en el mismo lugar es un error porque estas últimas emiten unos gases que facilitan la putrefacción de los tubérculos. El pan de molde suele estropearse con bastante rapidez. Un truco sencillo para mantener su frescura es introducir un tallo de apio en la bolsa. ¿Quién no ha ido a comerse un plátano y estaba podrido? A todos nos ha pasado esto alguna vez. Para evitarlo, basta con envolver el extremo del racimo con film transparente.

España es un país que da quesos excelentes, pero no siempre sabemos cómo conservarlos. Un problema muy habitual que ocurre con estos derivados de la leche es que se resecan al cortarlos. La solución es fácil: untar mantequilla en la parte del corte. Asimismo, es preferible envolverlos en papel de cera y tocarlos con las manos desnudas las menos veces posibles, de modo que no les transmitamos bacterias que aceleren el crecimiento del moho.

Por lo general, no debes mantener las frutas y las hortalizas dentro de bolsas de plástico, ya que se genera humedad y se desprenden gases que provocan que se estropeen antes de tiempo. Un fallo de conservación que cometen muchas personas es guardar los restos de comida dentro del horno en lugar de en el frigorífico. No es necesario dejar que se enfríe por completo. Cuanto más tiempo estén a temperatura ambiente, más posibilidades hay de que se contaminen.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>