Menú principal

Ahorra con los bancos de tiempo

bancos de tiempo

El ritmo vertiginoso que impone la sociedad actual provoca que buena parte de la población tenga problemas para encajar horarios. Por otro lado, la crisis económica ha disparado la cifra de desempleados, personas que, al no tener un puesto de trabajo, suelen tener una mayor disponibilidad para realizar tareas. Los bancos de tiempo son la solución ideal para conjugar ambas situaciones y también para poder obtener servicios sin desembolsar ni un euro. La moneda de pago es tu tiempo.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) explica que esta fórmula de consumo colaborativo se introdujo en España en 1998. En estos 16 años, se han puesto en marcha más de 300 bancos de tiempo en numerosos puntos del país. Su funcionamiento es muy sencillo. Internet es una herramienta esencial (pero no imprescindible) para estas entidades, puesto que cada usuario puede crearse un perfil online para explicar cuáles son sus habilidades y los servicios que puede ofrecer a la comunidad.

Saldo de horas

Los participantes en el banco de tiempo pueden exponer innumerables destrezas y seguro que a alguien le resultan de utilidad. Desde clases de idiomas hasta tareas de fontanería, pasando por preparación de platos y cuidado de niños, entre un sinfín de posibilidades más. Cada usuario cuenta con un saldo de horas, que se incrementa cuando realiza servicios para los demás y, como es lógico, decrece cuando son otros los que hacen una tarea para él.

Así, si una persona emplea una hora de su tiempo en pasear el perro de otra, por ejemplo, su saldo aumentará en otros 60 minutos, que podrá emplear en beneficiarse de un servicio efectuado por otro usuario. Las personas que por razones de salud no puedan sumar horas pueden recurrir al fondo solidario del banco de tiempo. Ahí es donde van a parar las horas sobrantes (si un miembro ofrece un servicio conjunto, sólo se le computa el tiempo por una persona y el resto se destina a esta reserva).

La Asociación para el Desarrollo de los Bancos de Tiempo (ADBdT) aconseja que estos organismos ciudadanos opten por la autogestión. Esta entidad considera que deben ser los usuarios los que se encarguen de desarrollar el proyecto. Hay varios tipos de bancos de tiempo. Por un lado, están los comunitarios, que son aquellos impulsados por asociaciones vecinales, particulares o asambleas. También están los municipales, creados por los ayuntamientos. Y, por último, los bancos online, cuya gestión es más rápida, pero no cuentan con la baza de la proximidad.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>